“Trabajo con alma”. La tecnología y la artesanía.

MAno con hilo rojo patupequebyblanca

La última etapa vital me lleva a la artesanía.

No solo por el verano dedicado plenamente a trabajar la lana de oveja en todo su proceso, desde el esquileo hasta el hilado con rueca y tejido de forma manual.

Ha empezado septiembre y las conferencias a las que he asistido van enfocadas, desde diferentes perspectivas, distintas formas de crear, hacia el trabajo hecho a mano.

El título de esta reflexión, trabajo con alma, me lo da Helena Rohner en la conferencia que hizo en “Viernes visten canas” donde fomentan vínculos intergeneracionales organizando encuentros con experiencias inspiradoras.

Helena, joyera artesana que idea y hace realidad hermosas piezas, defiende la creación desde el trabajo hecho a mano, poniendo en valor a nuestros artesanos y recuperando oficios que se han quedado muy tocados durante la crisis. Hay que volver a construir la red de artesanos fabricando en España.

Otro punto de vista, diferente, pero que converge es el de Andrés Rábago, “El Roto”. Su charla “Del desván a la nube” Relaciona las nuevas tecnologías con algo espacial, algo angélico, le llama el reino de los cielos.

Piensa en la nube como en un desván. Un misterio, en ambos sitios desaparecen cosas…

El Roto dice que su mejor instrumento tecnológico es un lápiz y un cuaderno. Doy fe de ello, a la salida de su charla, al acercarnos a darle las gracias por su magistral exposición, vemos que lleva su cuaderno en la mano con la etiqueta del precio pegada en el dorso.

Uno de sus dibujos versa así: ”Cuando despertaron del sueño digital el lápiz seguía ahí”

Y yo que, desde los años 80, estoy deslumbrada con la tecnología, ahora que mi tablet funciona regulín, me veo muchas veces tomando notas en un pequeño cuaderno.

Esta reflexión me lleva a pensar en los milenials, ahora buscan un trabajo que les llene, no quieren ganar mucho dinero, se enfocan en hacer el trabajo que les gusta, desde el lugar que quieran. Para esto las nuevas tecnologías  brindan una ayuda imprescindible, por lo que la tendencia es a combinar la tecnología con la artesanía en el amplio sentido de la palabra.

Todo es cíclico, y la tecnología más sencilla que nos acompaña , sin problemas de batería, y suele ser muy efectiva en cualquier momento.

 

 

 

Anuncios

Olas de calor

Hace unas semanas, Sanidad lanzaba una alerta por ola de calor en Madrid e insistía en la necesidad de extremar las medidas de precaución en los colectivos más vulnerables, como las personas mayores, los niños y los enfermos crónicos. Paradójicamente esto ocurría mientras el Hospital de La Paz, al menos la planta 2 de geriatría, llevaba varios días sin aire acondicionado. Por suerte para los enfermos y familiares, todavía el CSID no había confirmado que España es uno de los países del mundo con más olas de calor  y la estrecha relación entre altas temperaturas y  mortalidad.

Pero superada la horrible experiencia, quiero hablar de otro calor.

En el mismo lugar en el que estábamos sufriendo altísimas temperaturas, también se sentía calor humano, cariño y respeto por parte de los cuidadores hacia los enfermos. Realmente se percibía que para estos profesionales, al menos con los que quien escribe tuvo la oportunidad de tratar, el paciente está en el centro y que hasta un cierto punto se puede suplir la carencia de medios con actitud positiva.

Hace algunos meses asistí a una conferencia del Dr. Mayol en la que habló de la importancia de la calidad percibida por el paciente, en su momento no me terminó de convencer el énfasis en el término percibida que me llevaba a enfrentarlo a real. Ahora sí lo entiendo y comparto. No basta con tener medios y buenos profesionales, el sistema tiene que ser bueno para el paciente, darle confianza y hacerle sentir protegido y comprendido.

Recuerdo hace unos veinte años otra situación similar en otro hospital público. Enfermos desamparados, cuidadores y médicos desaparecidos. La sanidad pública entonces no estaba en crisis, pero desde luego no se percibía ni calidad en la atención al paciente ni por supuesto que los pacientes fueran el centro de la actividad médica, el centro del sistema eran claramente los propios profesionales.

No hace falta que me remonte a tiempos pasados, saliendo del ámbito hospitalario y médico, aunque en servicios públicos relacionados, me he encontrado, burocracia, desatención, enormes egos, falta de información y descoordinación. El usuario si quiere conseguir sus objetivos, se tiene que adaptar al servicio no al revés, y como los servicios administrativos tienden a generar normas propias y complicadas, el usuario se pierde en una maraña de reglamentos, normas, acciones burocráticas y se equivoca…e interviene al factor humano para corregir lo que la burocracia complica, y es aquí donde las personas hacen la diferencia: depende de con quien des te ayudará a sortear los infinitos obstáculos o te pondrá aún más zancadillas.

Entiendo que cuando una persona se ha pasado años preparando unas oposiciones en las que debe memorizar cosas que posiblemente nunca va a usar en su trabajo, una vez superada la prueba y demostrados sus conocimientos, se relaje. No creo que cuando está memorizando el temario de su oposición, le quede mucho tiempo para pensar que el usuario de sus servicios será el centro sobre el que deberá girar todo su trabajo.

Parece ser que en los próximos años se van a necesitar cerca de un millón de funcionarios. Si su selección va a ser con mismos principios históricos del “vuelva usted mañana”, tendremos un grave problema.

¿Quién va a definir las nuevas necesidades de los usuarios? ¿Quién va a seleccionar a los nuevos funcionarios? ¿Los actuales?

No me resisto a poner un ejemplo, prueben a pedir cita para cualquier insignificante trámite en la DGT en Madrid. Cita previa con unos 20 días de espera, después 10 minutos de margen de validación de la reserva y a esperar que llegue el turno y pasar a ventanilla para pequeñas gestiones que perfectamente podrían hacerse directamente vía internet, por supuesto, se necesitaría entre otras muchas cosas que la administración utilizase sistemas mucho más seguros que los que usa.

Insisto en que la actitud de las personas es lo que actualmente salva a muchas administraciones, pero aun así hay burocracias insalvables.

Si Kafka levantara la cabeza se sentiría como en casa

A gusto en agosto …

A gusto en agosto…¿trabajando?  Sí, es posible. Puede que hasta deseable.

El concepto de vacaciones de los españoles ha cambiado bastante, sobre todo en los últimos años, en los que la situación económica y la falta de empleo han hecho que los veraneos sean diferentes.

Quizá se nos abrieron los ojos y no solo porque infinidad de estudios digan que es mejor fraccionar el descanso a lo largo del año y que es incuestionable la necesidad de tener vacaciones.

Agosto sería así un mes estupendo* para trabajar, más acorde con una sociedad que busca la conciliación, la salud física-mental y tener todo disponible los 365 días del año; a pesar de esto, todavía es el mes de las vacaciones por excelencia.

Lo curioso es que sigue despertando las envidias de los que se quedan, aunque luego ellos se vayan o ya se hayan ido. Tampoco hay que obviar que casi la mitad de los españoles se siente culpable por tomar vacaciones, lo  que indica que algo no nos funciona bien como sociedad.

La solución pasaría por fomentar y asumir un sistema de vacaciones más equilibrado,

Diez o quince días parece que son suficientes para desconectar, si lo hacemos de verdad, si todos respetan ese paréntesis. La calidad de los días de descanso no está directamente relacionada con la cantidad de días continuos, ni necesariamente con los recursos  económicos que se dediquen a ello. (Independientemente de que “el viaje” a destinos lejanos y lujosos sea uno de los sueños compartidos por una mayoría).

Si somos flexibles y repartimos el descanso a lo largo del año, reducimos el síndrome post vacacional, porque no queda un año para las siguientes vacaciones.

Las empresas, sobre todo las grandes, evitarían los picos o los valles de demanda, facilitaría la atención al cliente y ayudaría a la gestión de los recursos, tanto humanos como de todo tipo.

Aún así hay cuestiones que resolver ¿qué hacer con los niños, con los convenios colectivos, con los derechos adquiridos…?  

 

Se trataría de reflexionar hacia dónde va nuestra sociedad y buscar opciones diferentes para disfrutar de la vida. Todo el año.

 

*  En agosto, sobre todo en las grandes ciudades, hay menos carga de trabajo (llamadas, correos, reuniones…). Se puede pensar, planificar, ordenar…esas cosas que son más difíciles en plena vorágine. También hay menos aglomeraciones,  se aparca bien, y aunque haya menos restaurantes y sitios abiertos, hay oportunidades de conocer otros que de otra forma no visitarías.

Por el contrario, las zonas de costa o turísticas están sometidas a un estrés social y medioambiental para dar servicio de forma puntual a grandes aglomeraciones.

Job Crafting. Tu trabajo a tu medida.

opciones-resultados*

“Elige un trabajo que te guste y no tendrás que trabajar ni un día de tu vida”. Confucio

De pasión, fortalezas y objetivos habla este post que podríamos traducir como “tu trabajo a tu medida”.

Se trata de crear, dentro de nuestro puesto, el trabajo de nuestros sueños.

En concreto se trata de organizar nuestras tareas en función de nuestros objetivos, pasiones y fortalezas.

Con esta técnica que se inició en la Universidad de UCLA, y que se puede aplicar a cualquier puesto de trabajo, tratamos de orientar el trabajo hacia nuestras pasiones, que haga que nuestras fortalezas destaquen y finalmente lleguemos a cumplir nuestros objetivos.

El entorno de trabajo nos viene dado, pero somos nosotros los que podemos dar un nuevo enfoque profesional a nuestro puesto.

En Womenalia han desarrollado un MOOC donde se explica que es job crafting y la articulación para llevarlo a cabo.

Las fases del proceso:

1 – Es importante conocernos, decidir qué es lo que nos gusta y en que somos buenos. Teniendo una visión holística de integración de vida profesional y personal.

Las herramientas a utilizar para conocernos son variadas: DAFO, perfil por competencias o rueda de valoraciones.

2 – Desarrollamos el esquema de tareas, la identificación y organización de las mismas, valorando el tiempo, la atención y la energía que dedicamos a cada una de ellas.

Hay tareas de nuestro puesto que no se pueden eliminar, pero si re dimensionar dentro del mismo. Nos enfocamos en las tareas en las que queremos tener más implicación, con el objetivo de identificar oportunidades que hacen  la experiencia más satisfactoria.

3 – A continuación diseñamos un plan de acción.

4 – Finalmente ponemos objetivos medibles.

En definitiva, somos nosotros los que creamos nuestras circunstancias, si no nos gusta lo que tenemos en nuestro entorno, es nuestro deber cambiarlo.

Job Crafting trata de vivir el trabajo de una forma diferente. No solo están cambiando las empresas en las que trabajamos. Nuestro trabajo no se reduce a un contrato laboral. Estamos cambiando nuestra forma de trabajar. Y tenemos que adaptarnos a este cambio desde dentro y desde fuera.

En esta época de verano, de descanso y relax , os dejo esta reflexión para reorientar nuestra forma de trabajar a la vuelta de vacaciones.

* Foto realizada por Pilar Sanchez

 

 

 

 

 

 

Una décima de segundo*

Incluso menos. Un retraso de una milésima de segundo  puede suponer perder una venta online. Al menos eso es lo que afirma un estudio citado por Puromarketing.

Sólo se necesitan veinte horas para aprender cualquier cosa. Al menos eso es lo que afirma Josh Kaufman en su famosa charla Ted.

Continue reading “Una décima de segundo*”

¿Eres “maker”?

A caballo entre la artesanía y la producción industrial, entre ser un “manitas” y un ” solucionador”, se encuentra la denominada fabricación digital, arropada y promovida por el movimiento “maker”.

 “Creador o hacedor “no son palabras frecuentes que se asocien directamente con una persona o un movimiento que rompe las barreras tecnológicas y de producción al mismo tiempo para ” hacer cosas por ti mismo” o en colaboración con otros, con el trasfondo ” open”, usar todo en abierto, es decir, Open software, Open hardware y Open fabrication.

Herramientas como cortadoras láser, cortadoras de vinilo, impresoras 3D y fresadoras de pequeño y gran formato (CNC) se usan para hacer prototipos y ver dónde están los fallos sin invertir una fortuna, pero lo realmente interesante es que en su mejora se puede hacer partícipes a más personas, tantos técnicos como usuarios.

Esta forma de trabajar en ” abierto” plantea muchas cuestiones y retos a la forma de producir y trabajar. También presenta oportunidades y ventajas al abaratar costes. Aunque no todo es idílico, en un mundo de colaboración y conocimiento colectivo, temas como la propiedad intelectual o las patentes a veces hacen aflorar el lado oscuro, y las ambiciones personales o empresariales se manifiestan. Aun así, es más lo que se recibe que lo que se pierde.

El desarrollo de este movimiento viene marcado no solo por los avances tecnológicos y la posibilidad de crear o prototipar de una forma más económica, su gran impacto vendrá de la mano del conocimiento colectivo, de unir mentes brillantes – estén donde estén, tengan la profesión que tengan- para aportar y crear conjuntamente. Algo que sería muy difícil de conseguir en una empresa entendida en el concepto clásico (el más común).

Los FabLab son una iniciativa del Instituto Tecnológico de Massachussets (MIT, por sus siglas en inglés) y su objetivo es crear una comunidad internacional en la que se comparten herramientas y procesos de fabricación digital para innovar e investigar, como forma de estimular el emprendimiento. En los FabLab que hay por todo el mundo se potencia esta nueva forma de entender la producción , se exigen unos requisitos comunes en maquinaria de fabricación digital y seguir unos procedimientos para poder formar parte de esta red.

Hacer prótesis a medida para la mano de un niño, personalizar un taburete, adaptar una mesa, crear unos módulos que sirvan para amortiguar el sonido,…son ejemplos cercanos que ilustran de lo que estamos hablando y que se desarrollan en alguno de los FabLab, como Media Lab Prado en Madrid, que organiza cursos y jornadas de divulgación como “Open Furniture “ o “Maker por un día”.

Se pasa del DIY- Do It Yourself/ hazlo tú mismo- al DIWO- Do It With Others/ hazlo con otros-.

Como dice un proverbio africano ” si quieres ir rápido ve solo, pero si quieres ir lejos, camina acompañado “.

 Algunos enlaces de interés:

http://www.wearebuilders.net

http://makespacemadrid.org

http://doitdrones.com

https://wikihouse.cc

http://www.reprap.org/wiki/RepRap

NOTA: Es importante entender que algo (software, hardware …) sea o esté en abierto no significa que tenga que ser gratuito

Foto: Ejercicio de fabricación de una silla en el taller “Open furniture”, MediaLab Prado.

¿Vamos hacia una sociedad de ocio?

IMG_6350

” Vamos a trabajar 4 horas al día, 4 días a la semana ” está es la afirmación de Jack Ma CEO de Alibaba, el equivalente chino a EBay.

Esta afirmación me hace reflexionar sobre la sociedad a la que nos dirigimos. Y la percepción sobre el tiempo que pasamos ocupados y nuestro tiempo de ocio, y como gestionamos ambos.

En un principio el fin era conseguir el ocio a través de la riqueza, el sistema que nos han enseñado ha hecho que la riqueza sea el fin, en lugar del ocio. Esto nos lleva a vivir  para trabajar, en lugar de trabajar para vivir.

Belén Barreiro en ”La sociedad que seremos” reflexiona sobre cómo hemos aprendido lo que significa el bienestar. Un testimonio de uno de sus entrevistados dice: “Antes estábamos engañados, no todo es gastar dinero o viajar”.

Luis Racionero, en su ensayo  “del paro al Ocio” ya hablaba de acompasar la revolución tecnológica con la revolución ideológica, para evitar la generación de crisis. Además adoptando un modelo de valores humanistas y civilizados el estado natural del ciudadano, es el ocio creativo.

Para ilustrar toda esta reflexión voy a la paradoja del imbécil y el pescador, que cuenta como un turista pregunta a un hombre que se encuentra sentado mirando al mar a que se dedica, a lo que el hombre responde ” soy pescador”, un trabajo duro, supongo dice el turista, “no, trabajo dos horas al día, el resto del tiempo contemplo el mar, juego con mis hijos, paseo con mi mujer y tomo cervezas con mis amigos”. El turista responde: ”Pero si trabajase más horas al día podría llegar a tener un barco más grande, tener tripulación para su barco, crear una gran empresa, vender en otros países…” ¿y para que querría hacer todo eso?, le pregunta el pescador. “Pues acumularía el suficiente dinero para poder jubilarse tranquilamente y así poder contemplar el mar, jugar con sus nietos, pasear con su mujer y tomar cervezas con sus amigos…

Toda una paradoja.

Disfruta de tu tiempo de trabajo y de tu tiempo de ocio.

 

Envejecimiento 4.0

Según los datos del INE, a 1 julio de 2016 residían en España más de 17.000 personas mayores de 100 años frente a los poco más de 4.000 que había en enero de 2002. Una buena noticia.

Y una mejor: Según  el biofísico Gregory Stock  la primera persona que llegará a cumplir 150 años podría haber nacido ya.

Es más,  si se cumplen las predicciones del gerontólogo Aubrey de Grey, quizás en los próximos 20 o 30 años podamos no sólo posponer la senectud indefinidamente sino revertir el paso de los años.

O podríamos convertirnos en posthumanos, como plantean científicos como Kevin Warwich  o José Luis Cordeiro, académicos como Juan Enriquez o divulgadores científicos como Eduardo Punset entre otros muchos. El ser humano podría incluso conseguir la inmortalidad gracias a que la mente acabe abandonando su soporte físico y llegemos al cuerpo humano 2.0 o 3.0 que propone Ray Kurzweil. Ya tenemos pruebas de que esto puede ser así con el artista y músico Neil Harbisson, el primer ciborg reconocido como tal.

El siglo XXI se está convirtiendo en el tiempo de convergencia entre la ingeniería y la biología con avances inimaginables hace muy poco tiempo y no es descabellado pensar que las enfermedades y el envejecimiento se acaben…para algunos, para los muy pocos que puedan pagar por ello.

La OMS estimaba en 2015 que en el año 2050 el 80% de las personas mayores vivirán en paises con rentas medianas o bajas.

Si nos centramos en España, según las proyecciones del INE el porcentaje de población mayor de 65 años que actualmente se sitúa en el 18,2% pasaría a ser el 24,9% en 2029 y del 38,7% en 2064.

En las recientes jornadas “Medir para actuar. El reto del envejecimiento” organizadas por el ayuntamiento de Madrid, se presentaron cifras respecto a la evolución demográfica en España y los datos tampoco son muy esperanzadores.

Según Rafael Puyol Antolín, que habló de la necesidad de fomentar trabajo más allá de la jubilación, los 70 años de hoy son los 60 de hace dos décadas y el  umbral de la vejez habría que situarlo por encima de los 70 e incluso los 75 años.El problema es que las empresas desde el punto de vista de recursos humanos están situando este mismo umbral a los 55 años.

En España el trabajo a partir de 55 disminuye significativamente y desaparece prácticamente cuando llega la edad de jubilación legal, así apenas el 1,93% de este colectivo sigue en activo frente al 5,33% de la media europea.

Los mayores de 55 años son un puntal fundamental para la cohesión social en nuestro país y la gran mayoría de los que han perdido su puesto de trabajo no tienen expectativas de reincorporarse al mercado laboral. Están situados en un limbo hasta la edad de jubilación que sigue alejándose cada vez más. El problema es especialmente relevante en personas con bajo nivel de cualificación que van viendo como sus trabajos desaparecen sin posibilidad de reciclarse para otros nuevos.

Si analizamos la situación de Madrid, según los datos de Madrid Salud, hay una brecha de 2 años de esperanza de vida entre distritos en función de la renta per capita media de cada uno.

Pero si hablamos de personas mayores sin hogar y con problemas de salud mental, la brecha es de 20 años menos de vida que el resto de la población.

Puede que vayamos hacia una sociedad distópica en la que convivan incluso en una misma ciudad, superhombres con acceso a beneficiarse o incorporar tecnologías que ahora empezamos a imaginar,  e infrahumanos sin acceso a los mínimos medios de subsistencia, como hemos visto en tantas películas de ciencia ficción.

Esperemos que esto no ocurra, pero para ello algo deberemos hacer que, de momento, no estamos haciendo.

La invasión inteligente: Smart Attacks !

Sí, Smart Attacks ! Y por partida doble .

Estamos siendo invadidos por lo Smart, tanto que parece que TODO es inteligente menos nosotros.

Ciudades, teléfonos, tarjetas de pago, edificios, pantallas, estrategias …la lista sería demasiado larga, aunque quizá se identifiquen mejor en inglés por aquello de que “suena mejor”.

La verdad es que es tentador, todo es taaaaan inteligente que ya no tienes que pensar mucho ni dedicar un poco de tu inteligencia ( un bien escaso y costoso) a cosas que son capaces de hacer cosas y decidir por si mismas. Un trabajo menos.

Lo malo viene cuando no funcionan, en ese momento su inteligencia se esfuma y nos toca “desoxidar ” la nuestra y ponerla a trabajar…¡Qué susto!

Si no es demasiado tarde, hasta resolveremos la situación probablemente con una mezcla de conocimientos y creatividad que creíamos olvidados o que no teníamos.

Esta sería la primera partida, la segunda va de inteligencia artificialalgo bastante más complejo que añadir la palabra “smart” a casi todo.

La inteligencia artificial  es, sin duda, incipiente presente y futuro seguro. Da un poco de miedo, quizá porque nuestra imaginación alimentada por películas de ciencia ficción va demasiado lejos con nuestros temores individuales y colectivos, pero a todo esto nos acostumbraremos antes o después pues es imparable.

Inteligencia artificial creada gracias al aprendizaje de las máquinas ( machine learning), alimentada a partir de lo que son capaces de aprender, por ejemplo jugando contra sí mismas.

Pero hay más.

Ahora se habla también de inteligencia colectiva como respuesta a situaciones y problemas complejos, como método para preparar reuniones efectivas, como fórmula para acercarnos a una realidad plural, obstinada en hacer que las recetas unívocas no resuelvan lo que antes solucionaban.

Gracias a la tecnología ahora es más fácil que la combinación de los microsaberes puedan generar un cerebro común, más potente, más sabio, más eficaz. La diversidad humana, con sus distintos puntos de vista y experiencias, se afirma en este entorno, como fuente de riqueza y como solución a los retos a los que se enfrentan las comunidades y las empresas (entendidas como comunidades con un propósito común).

La paradoja está en que a medida que la inteligencia colectiva actúa y se suman más y más individuos, sus resultados se convierten en alimento de las máquinas y por tanto, del desarrollo de la inteligencia artificial.

Sí, Smart Attacks¡ Vamos a celebrarlo, lo Smart es un invento humano!

Foto Freepik

Menos es Más. Una reflexión sobre minimalismo.

Minimalismo Arte GS marketing con sentido comun

Para hablar sobre minimalismo me viene a la cabeza la obra de teatro de Yasmina Reza, Arte.

La obra gira en torno a la compra, por una cantidad astronómica, de un cuadro, una tela blanca donde no hay nada, una tela totalmente blanca.Toda la obra gira en torno a la percepción de la obra por parte de los amigos del comprador y el precio de la misma. Si no la has visto te recomiendo la obra.

Y esto me trae hasta el tema sobre el que quiero reflexionar hoy. Minimalismo.

Partimos de la premisa de que vivimos un momento en el que tenemos el mejor nivel de vida de la historia en Occidente, donde el consumismo ha sido la tónica predominante.

Como humanos estamos programados para estar insatisfechos, esto tiene una base biológica.

En la antigüedad esta insatisfacción funcionaba como instinto de supervivencia.

En la actualidad anhelamos mucho y mantenemos la insatisfacción mediante la tecnología y la información. Nos muestran en la publicidad que nuestras vidas deberían ser perfectas y esto crea insatisfacción.

La evolución ha sido lenta, durante los últimos 100 años nos han vendido que necesitamos cosas que en realidad son superfluas. Vas introduciendo todas estas cosas en tu vida sin cuestionarte nada. Vamos en busca de la siguiente experiencia por la dopamina que produce.

Nos crean un patrón de vida, no nos permiten crear nuestro propio patrón de vida.

El sueño americano, por ende, el de Occidente, es vender más, que consumamos más por lo que tienes que trabajar más para conseguir más y no nos planteamos el reto de trabajar para vivir.

Desde los años 90 consumimos de forma desaforada debido al bajo coste de producción de los productos procedentes del Sureste Asiático. Todo es más barato y tiene disponibilidad 24h al día, por lo que acabamos acumulando.

La paradoja, tenemos tantas cosas que necesitamos más espacio para acumularlas. Esto se traduce en una floreciente industria de almacenes y trasteros para acumular todos esos trastos que compramos y no utilizamos.

Otra incongruencia es la moda rápida – existen 52 temporadas al año, una cada semana. Hay tiendas que para que no se revenda la ropa la cortan en tiras. Se trata de consumir ropa efímera, rápida, como la comida rápida.

En lo que se refiere al espacio, este fenómeno no creo que se dé tanto en la España urbana, la gente vive en casas más grandes de lo que necesita donde solo utiliza el 40% del espacio. Dibujando un mapa de calor se ve que hay zonas de la vivienda que rara vez se utilizan.

En una sociedad en la que llenamos el vacío con compras, tratamos de comprar el camino a la felicidad. Se nos mide por lo que poseemos no por lo que somos.

La premisa sobre la que quiero reflexionar es cambiar el concepto vivir una buena vida. Satisfacer nuestros deseos de una forma materialista, es una fórmula interesante para la economía de mercado, así mucha gente piensa que teniendo cosas materiales está más satisfecha.

En Estados Unidos se empiezan a desarrollan movimientos interesantes como contraposición a este sueño de comprar para ser feliz:

  • Casas enanas. Casa móviles como pequeños almacenes de 20 metros cuadrados que se instalan en el lugar que quieres y tienen lo mínimo imprescindible. Su filosofía es utilizar el mínimo espacio necesario. La crisis en España ha hecho que este tipo de soluciones se adopte de forma rápida.
  • Proyecto 333 – reto moda minimalista, Utiliza 33 prendas durante 3 meses, incluyendo ropa, accesorios, joyería y zapatos.Combinándolas de forma adecuada nadie se dará cuenta de que tu armario se ha reducido drásticamente.

El minimalismo es el movimiento que predica pasar de una vida donde el trabajo es el centro de la vida, a disfrutar de la vida trabajando lo necesario.

Hay que dar un paso atrás y hacer más con menos. Crear hogares de verdad diseñados para las necesidades reales de la gente.

Con el minimalismo cada posesión tiene una finalidad o trae una alegría. Tengo que justificarme a mí mismo si tiene un valor en mi vida. Si no, tengo que estar dispuesto a deshacerme de ello.

Mensaje: vivir deliberadamente con menos.

Para ello hay que cambiar la filosofía de tener más es mejor. Hay que reformular que significa tener éxito en la vida. Una vida con menos stress, menos cosas, menos deuda, más tiempo, más relaciones, más crecimiento, más alegría.

Nos movemos por el valor simbólico de las cosas, no por el valor material real.

Te deshaces de las cosas no cuando dejan de ser útiles, sino cuando pasan de moda.

Para conservar el Medio Ambiente tenemos que renunciar a la forma de consumo que hemos creado.

No se trata de tener éxito, se trata de ser feliz.

Te hacen creer que si tienes más, serás más feliz. Pero tú solo tienes el control sobre tener menos. Al tener menos tienes lo que quieres.

Concepto de libertad económica entendida como la habilidad de pasar el día como te parezca. Se trata de calidad, mejor que cantidad. Mejor tener un jersey bonito que muchos que no te gustan o no utilizas.

Otra tendencia que gana adeptos es la meditación, rumiamos sobre el pasado y el futuro y esto nos impide vivir el presente. Meditar es una técnica de búsqueda de bienestar en el momento presente. Puedes ser feliz solo siendo consciente de tu respiración. Se trata de centrarnos en una cosa en cada momento.

El minimalismo no es fácil, es un proceso.

Eliminando cosas de tu entorno puedes conseguir ser lo que tú quieras ser, no lo que quiera el entorno

Hay que encontrar el equilibrio. Tener lo suficiente. Se trata de buscar una vida que sea buena para nosotros y para nuestro entorno. Se trata de ser genuino. No es una vida perfecta. Pero es simple. Ama a la gente y utiliza las cosas, eso nos hará ser mejores.

¿Que piensas? ¿Te apuntas a este movimiento?